29/1/14

CIERVO (Cervus elaphus)

                                                  Cervatillo pintado sobre canto rodado
La Sierra del Pozo está llena de sorpresas...hace unos meses recogí una gran piedra de un lugar que parece estar encantado, me gusta pasear por allí cuando quiero sentir de cerca la Naturaleza, respirarla, oírla, verla, tocarla...La Naturaleza es curativa, al menos así es como yo la canalizo. Es la mejor píldora para curar cualquiera de mis males, los físicos y los otros.

Pero vuelvo a la historia, a la piedra que encontré hace unos meses y que pesa lo suyo ¡jajaja! menos mal que tengo un porteador que me ayuda en esos menesteres sin protestar demasiado, aunque a veces  insinúa irónico que mejor sería que me dedicara a la papiroflexia, tiene su guasa, sí.
Desde el principio tenía claro qué quería pintar en ella, pero también que esperaría al invierno para volver a llevarla al lugar donde la encontré, o me encontró. Aprovechando las primeras nieves he vuelto a recorrer esta maravillosa Sierra que siempre me sorprende, ha sido una jornada inolvidable, ¡hemos visto muflones! y al acabar la ruta nos hemos topado con un cervatillo justo en el mismo lugar donde encontré aquella piedra....