19/9/13

EL SAPO COMÚN (bufo bufo) en amplexus o apareamiento

  



                              Sapos pintados sobre canto rodado
 Su aspecto general es el de un animal robusto, las hembras son más grandes que los machos, a veces le duplican en tamaño, cosa que podemos apreciar claramente en la época de celo al encontrarnos con una pareja en amplexus o apareamiento.Con el nombre de amplexo se denomina en biología el modo de acoplamiento propio de los anfibios anuros.Hembras y machos se reúnen en el agua gracias a las sonoras llamadas de los machos, y se acoplan en un modo característico. Las patas delanteras de los machos son más largas y  durante el celo muestran unas callosidades oscuras en los tres primeros dedos de las manos y un tubérculo carpiano que le permiten agarrar fuertemente a la hembra durante el apareamiento,¡que listo, para que no se le escape!.El amplexo culmina necesariamente en el agua, y según las especies puede durar desde unos pocos minutos hasta varios días.....¡Que cansino!   Los sapos son poco exigentes a la hora de seleccionar el hábitat, por lo que podemos encontrarlos en bosques, terrenos de labor, alta montaña y todos aquellos lugares que dispongan de aguas con corrientes lentas o aguas calmas de una profundidad por encima de los 50 cm. que necesita para reproducirse.Hace 10 años los veía a menudo por las Ramblas, pero ultimamente me cuesta encontrarlos. Desde principios de verano  tengo localizado a uno bien hermoso, de vez en cuando acude a una pequeña charca para hidratarse.Espero que esta próxima primavera encuentre novio....o novia,  y en las Ramblas vuelva a escucharse su voz.
 "El sapo común representa un elemento más de los ricos ecosistemas que aún nos rodean, y es una pena, que a causa de una serie de leyendas sin fundamento, y una “incultura” occidental que se ceba sobre la mayoría de nuestras especies de anfibios y reptiles, muchos ejemplares mueran bajo la bota o el azadón. Debemos intentar entre todos, cambiar la imagen negativa que acompaña a esta especie. El conocimiento de la naturaleza y sus elementos es la base fundamental para su conservación. Si alguna vez tenemos la suerte de tropezarnos con un sapo, el único problema que puede causarnos, es un olor un tanto desagradable a ajos que nos queda en las manos si lo cogemos. Debemos lavarlas con agua abundante y no tocarnos los ojos, la boca u otras mucosas. Ni el sapo nos escupe, ni nos quedamos calvos, ni nada de eso. Simplemente lleva a cabo su existencia sin molestar a nadie, y cargando a sus espaldas el sanbenito de magia, demonismo y brujería que a su pesar, le hemos colocado."
                                                                       www.sierradebaza.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario